El centro de espionaje mas grande del mundo

Agencia Nacional de Seguridad

La National Securit Agency (Agencia Nacional de Seguridad) de los Estados Unidos es una de las instituciones que están inmersa en miles de proyectos de tecnología que en su gran mayoría son desconocidos para la opinión pública.

Esta agencia es la encargada de velar por la seguridad utilizando herramientas de criptologia y aplicarlas a cualquier medio de comunicación existente., garantizando la comunicación segura del gobierno. El alcance de la recopilación de datos y su análisis esta limitado a las comunicaciones extranjeras pero existen varios informes en los que se muestran que no siempre se cumple con la ley.

Un ejemplo del trabajo realizado por la NSA es SELinux (Security-Enhanced Linux) que es un conjunto de características de seguridad para sistemas del tipo Unix como Linux o BSD basado en un concepto llamado “Mandatory Access Control”.

En lo profundo del desierto de Utah la NSA esta construyendo un centro de vigilancia masivo. Se hablan de términos como “Yottabytes” de información, para darnos una idea de la cantidad de información hasta el día de hoy no hay una medida dentro del Sistema Internacional que supere al YB, que en números fríos representa 1024 KB tomando en cuenta que 1 TB es 1012 estamos hablando de número inimaginables.

Pero, ¿Qué tipo de actividad puede estar generando esta cantidad de información?, la realidad es que es un proyecto que lleva décadas siendo construido y su función principal es la de interceptar, descifrar, analizar y almacenar todo el vasto universo de comunicaciones que se transmite a diario.

Este centro de $2 billones altamente fortificado que debería estar listo para septiembre de 2013 es el encargado de albergar servidores, expertos en computación y armas, que son necesarios para mantener la seguridad interna de los Estados Unidos.

El centro será el encargado de mantener la información de correos electrónicos, llamadas de teléfonos celulares y búsquedas de Google.

Este megacentro de datos tuvo sus altibajos ya que en el 2003 el congreso mató el proyecto tomando en cuenta la preocupación de la invasión a la privacidad de los ciudadanos estado unidenses.

Pero una de las tareas mas importantes de este centro de datos es el de romper códigos de seguridad ya que mucha de la información financiera, acuerdos de negocios, transacciones en la bola de valores, secretos diplomáticos, etc. están altamente encriptados.

Según fuentes de trabajadores internos “todos son un objetivo”, ya que todo individuo que tenga la posibilidad de comunicarse inmediatamente se vuelve un objetivo del centro de datos.

Desde los humillantes ataques como el primer ataque al WTC, las bombas en las embajadas en el este de Africa, los ataques al USS Cole en Yemen y finalmente el 9/11 se empezó a cuestionar el uso del millonario presupuesto que la NSA administra. La respuesta de la NSA ha sido silenciosa pero efectiva como la prevención de los ataques en Detroit en el 2009 y el carro bomba al Times Square en el 2010.

Pero en el interior de las entrañas tecnológicas de este gigante que reposa en el desierto se dice que tiene 25,000 pies cuadrados llenos de servidores con pisos flotantes para los cables y almacenamiento, algo mas de 900,000 pies cuadrados para agentes de soporte técnico y administración. El sitio va a ser autosustentable con una autonomía para poder funcionar a toda su capacidad durante 3 días, 1.7 millones de galones de agua, aire acondicionado para el enfriamiento de todos los equipos y un consumo estimado de 65-megawatt, el estimado del costo solo en energía es de $40 millones al año.

Esta iniciativa es parte de un programa cuyo código secreto es Stellar Wind que es responsable de realizar ciertas actividades de recolección de información masivas.

Al final del día tenemos una maquinaría de increíble prestaciones para realizar una de las tareas mas censuradas de los últimos tiempos, no porque en el pasado no se lo haya hecho, si no que ahora no solo se trata de comunicaciones entre gobiernos si no que la lupa también ataca al ciudadano común.

Fuente: Revista Wired Abril 2012